¿Cuándo se le empiezan a dar potitos?

potitos

La leche materna es el mejor alimento para el bebé durante su primer año de vida. Sin embargo, a partir de los seis meses de nacido se pueden introducir determinados alimentos que aporten mayores vitaminas a su dieta.

La manera de hacerlo a tan temprana edad es los potitos o papillas, de fácil ingestión (y digestión) para el bebé.

 

Los potitos como una opción alternativa

Después de los dos primeros trimestres de vida de nuestro bebé, es aconsejable comenzar a complementar su dieta con papillas compuestas por frutas, vegetales, cereales, carnes y pescados que le aporten las vitaminas necesarias para su correcto desarrollo.

Las preparaciones caseras son siempre la mejor opción aunque, por disímiles cuestiones, la mayoría de los padres deben recurrir a los alimentos preparados o potitos. El uso de estos no debe ser continuo, pues no debe reemplazar la leche materna. Pero sí resulta una opción adecuada desde el punto de vista nutricional para nuestro bebé.

Al momento de comprar los potitos se deben leer muy cuidadosamente las etiquetas que nos informan sobre la edad para la que están destinados cada uno. Esta diferenciación se debe a los ingredientes de los que están compuestos estas papillas, cada uno necesario en una etapa distinta del desarrollo del nene.

Por ejemplo, después de los seis meses los alimentos recomendados son las verduras, la carne, los cereales y los yogures. No es hasta los nueve meses que se aconseja la ingesta de huevo, pero solo la yema.

Si tu bebé tiene algún tipo de alergia, debes prestar especial atención a la composición del potito y consultar con tu pediatra sobre la idoneidad de estos alimentos.

La agitada vida moderna puede afectar la dinámica familiar y, por tanto, el proceso de alimentación de tu bebé. Estas opciones resultan idóneas para complementar adecuadamente la nutrición de tu nene, pero siempre de forma cauta.